El coleccionismo, un pasatiempo que exige equilibrio

¿Se ha visto a veces acumulando objetos que “algún día” podría necesitar? Si ese día no llega nunca, con el tiempo va a tener que desechar todo lo que no sirva para nada. Ahora bien, hay mucha gente que, por curioso que parezca, disfruta juntando artículos que quizás nunca tengan un uso práctico. Son personas cuyo pasatiempo es el coleccionismo.


Algunos coleccionistas van tras lo tradicional: piedras, sellos postales o monedas antiguas. Otros se apasionan juntando muñecas, animales disecados, cucharas, medallas, tarjetas postales, antigüedades, grabaciones musicales, recuerdos de vacaciones..., las posibilidades son infinitas. Un abogado norteamericano, por ejemplo, tiene unos doscientos mil clavos de ferrocarril en su colección. Es uno de los cientos de aficionados que recorren los campos en busca de viejos clavos con una fecha grabada en la cabeza.

“Es sorprendente el tipo de cosas que la gente colecciona: dientes, peluquines, calaveras, frascos de galletas, boletos de tranvía, mechones de pelo, abanicos, cometas, tenazas, perros, monedas, bastones, canarios, zapatos, [...] botones, huesos, alfileres de sombrero, firmas falsificadas, la primera edición de ciertas publicaciones y máscaras de gas”, señala la revista Harper’s Magazine.


Luego están quienes gustan de lo extravagante. Un ejemplo es la condesa rusa que coleccionaba orinales que habían pertenecido a ricos o famosos. Cierto regente japonés mantenía a 5.000 perros en casitas lujosamente decoradas. Y un acaudalado coleccionista, dice Harper’s Magazine, reunió miles de pulgas “conservadas en alcohol, en frascos individuales con una etiqueta que indicaba el lugar de origen y el nombre del huésped (animal o humano) en el que se había encontrado la pulga”.

Casos extremos aparte, difícilmente se diría que la idea de coleccionar objetos es particular de nuestros días, pues desde tiempos remotos ha existido el interés por acumular, por ejemplo, enormes cantidades de libros y manuscritos. Según el libro Light From the Ancient Past (Luz del pasado remoto), el rey asirio Asurbanipal (siglo VII a.E.C.) envió por todas partes a sus escribas a conseguir copias de registros y documentos antiguos para su biblioteca real de Nínive. El palacio de Asurbanipal que albergaba esta impresionante biblioteca se desenterró en 1853.


Asimismo, es muy conocida la costumbre de las aristocracias griega y romana de coleccionar obras de arte. “Roma constituía, en tiempos de Cicerón y de César, el ejemplo perfecto de la extravagancia de un imperio victorioso y el consumo ostentoso. [...] Los comerciantes de obras de arte ocupaban manzanas enteras de la ciudad. Entre los ciudadanos más acaudalados había quienes incluso tenían su propio museo privado”, señala el libro Collecting: An Unruly Passion (El coleccionismo: pasión desenfrenada).


¿Dónde está lo fascinante?


¿Por qué hay quien se aficiona a coleccionar cosas? The Encyclopedia Americana explica: “Se tienen pasatiempos por muchas razones, pero principalmente, por diversión. Relajan y permiten romper la monotonía cotidiana”. En efecto, para muchos, pasar el tiempo contemplando su colección de preciados objetos es, sencillamente, un deleite.


Además, tales objetos “pueden traer recuerdos de sitios y personas que la mente hubiera relegado casi al olvido —indica un artículo del periódico australiano The Canberra Sunday Times—. Si la colección está formada por antigüedades, se construye un puente entre la destreza y los sueños de generaciones pasadas y el aprecio por la nuestra”. Así es, esta afición puede resultar iluminadora y educativa. Por ejemplo, Rex Nan Kivell, reconocido coleccionista de Australia, reunió el impresionante caudal de unos quince mil artículos relacionados con los inicios históricos de Australia y Nueva Zelanda.


Otra razón por la que el coleccionismo es tan popular pudiera ser que muchas personas lo consideran una buena inversión. “¿Por qué otro motivo estaría alguien dispuesto a pagar 80 dólares por un juego de ‘boletos originales [para el concierto de rock] de Woodstock de 1969’, con certificado de autenticidad y todo, si ni siquiera asistió al concierto? [...] Coleccionar objetos relacionados con la cultura de masas representa un gran negocio”, apunta la revista Utne Reader.

Con todo, no están de más unas palabras de precaución. The Canberra Sunday Times advierte en un artículo: “El coleccionismo no es todo placer. Tiene sus riesgos. Algunos vendedores carecen de escrúpulos, y numerosas falsificaciones circulan como si fuesen valiosas, con poca atención a lo correcto o lo moral”. ¡Qué decepción sería descubrir que nuestra “inversión” no tiene ningún valor!


Se necesita equilibrio


Por otra parte, este pasatiempo puede consumir demasiado tiempo, energía y dinero. Una mujer dijo que su afición le producía “una ansiedad insoportable”. Alastair Martin, coleccionista de toda la vida, admitió incluso que algunos “rozan la excentricidad”.


Werner Muensterberger dice en su obra Collectin: An Unruly Passion: “Al observar al coleccionista, enseguida se descubre en él una incontenible necesidad, incluso hambre, de adquirir cosas. [...] No es siquiera el propio fenómeno de acumular piezas lo que extrañará al observador, sino el ridículo en el que caen muchos coleccionistas, su vehemencia en la búsqueda de objetos, su entusiasmo al hallarlos o su desaliento al perderlos, así como sus ocasionales extravagancias”.


¿Cómo impedir que la afición por el coleccionismo opaque asuntos más importantes? Uno podría preguntarse: “¿Cuánto tiempo puedo dedicar, razonablemente, a esta afición?”. Recuerde que el tiempo que va a invertir no termina al comprar los objetos deseados: hay que dedicar tiempo a cuidarlos, limpiarlos periódicamente, exhibirlos, admirarlos y protegerlos. ¿Y qué puede decirse del dinero? ¿Consumirá su afición recursos que se necesitan para atender responsabilidades de familia? ¿Posee el autodominio necesario para no comprar algo cuando no puede darse el lujo? Además, por mucho que lo intente, sencillamente jamás podrá tener todo artículo coleccionable.

Una de las obras que hemos citado llama al coleccionismo “pasión desenfrenada”. Pero no tiene por qué serlo. Si se mantiene en su sitio y se practica con equilibrio y moderación, puede ser un pasatiempo relajante, placentero y, por qué no, también educativo.


Es prudente calcular el costo de dedicarse a un pasatiempo, tomando en cuenta tanto el tiempo como los gastos implicados.


Con nombre propio


A continuación te presentamos una lista de tipos de coleccionismos que han sido catalogados y que cuentan un con nombre propio en el diccionario:

  • Bibliofilia: coleccionismo de libros

  • Calendofilia: coleccionismo de calendarios de bolsillo

  • Cartofilia o deltiología: coleccionismo de postales

  • Cervisiafilia: coleccionismo de objetos relacionados con la cerveza

  • Conquiliología: coleccionismo de conchas de moluscos

  • Filatelia: coleccionismo de sellos, sobres y otros objetos postales

  • Hemerofilia: coleccionismo de recortes de periódicos u otras publicaciones impresas

  • Filolumenia: coleccionismo de cajas de fósforos /cerillas

  • Glucofilia o glucosbalaitonfilia: coleccionismo de sobres de azúcar

  • Loterofilia: coleccionismo de décimos y series de lotería nacional

  • Muñecofilia: coleccionismo de muñecas

  • Notafilia: coleccionismo de billetes

  • Numismática: coleccionismo de monedas

  • Placomusofilia: coleccionismo de placas de cava

  • Ululofilia: coleccionismo de figurillas de lechuzas y búhos

  • Vitolfilia: coleccionismo de anillas de puros

  • Xiloteca: colección de maderas


--------------------------------------------------------------------------------------------


Fuentes:

https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102004890

https://ubi-k.com/tipos-de-coleccionismo/

29 vistas

E-mail: morlakostore@outlook.com  |  Whatsapp: 0995105643  |  Cuenca - Ecuador

- Política de Privacidad - Términos y Condiciones -

© 2020 - MorlakoStore